Te pueden despedir por tus redes sociales

PONCE_DE_LEON_ABOGADOS_MADRID_OPINION_JURIDICA_BLOG_DERECHO_IMAGEN_REDES_SOCIALES_ACOSO_MACHISMO_CARLOS_GONZALEZ_VEGAEl Tribunal Supremo declara la procedencia del despido de un trabajador por subir a su perfil de Facebook comentarios sexuales sobre compañeras de trabajo que además eran esposas de otros trabajadores de la empresa.

 

El Alto Tribunal, mediante sentencia dictada con fecha 7 de febrero de 2017, confirmó la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha, de 8 de abril de 2016, que confirmaba la procedencia del despido disciplinario de un trabajador por sus reiteradas ofensas verbales a sus compañeros de trabajo.

 

El trabajador, al que se le había amonestado en varias ocasiones, así como cambiado de sección en diferentes momentos como consecuencia de su actitud con otros compañeros, publicó en su cuenta de Facebook, comentarios como “el resto del día, lo he dedicado a ver a María Rosario y Apolonia …y a pensar cositas guarras, hasta que me ha dicho el compañero Felix, que sudaba mucho…y claro, el mono cada vez más apretado”, siendo María Rosario y Apolonia dos trabajadoras de la misma empresa, y sus esposos también.

 

El trabajador recurrió en casación para la unificación de doctrina invocando de contraste una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha, de 11 de noviembre de 2010, en la que dicho Tribunal declaraba improcedente el despido de un trabajador que, en relación a una solicitud de licencia retribuida por una operación quirúrgica de su hija, ante la presencia de otros compañeros dirigió expresiones a la jefa de recursos humanos como “esta hija de puta no me va a quitar a mí los días. Cojo el coche y se lo paso por encima”.

A juicio del Tribunal Supremo, que no puede apreciarse la existencia de contradicción entre las resoluciones comparadas, afirma que se trata de comentarios sexistas y de menosprecio hacia dos compañeras de trabajo que además eran las esposas de otros trabajadores, entendiendo la Sala que ello “supone una ofensa verbal suficientemente grave como para incoar el despido, máxime teniendo en cuenta que no sólo se ofende a las dos personas mencionadas en su comentario de facebook, sino también a otros trabajadores de la empresa puesto que son los esposos de dichas personas.”

Por otro lado, el Alto Tribunal aprovecha la sentencia para recordar que la calificación de conductas a los efectos de su inclusión en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, salvo supuestos excepcionales, no es materia propia de la unificación de doctrina ante la dificultad de que se produzcan situaciones sustancialmente iguales, ya que en los casos de calificación de los despidos como procedentes o improcedentes la decisión judicial se funda en una valoración individualizada de circunstancias variables, que normalmente no permite la generalización de las decisiones fuera de su ámbito específico.

 

C.G.V

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.